BienVenidos

Seguidores

jueves, 16 de abril de 2009

11- Ticha no pudo dormir





NO ME DUERMO

Es el miedo
tengo clavos en la cama
estoy deseando una fruta
que me ruede la garganta.
Despacito
digo uva

y por la u me gotea
el jugo de la mañana.


TICHA desvelada


-Buen día, señorita Poesía.
-Muy buenos los tenga usted, don Cuento.
-Mmm, ¿qué se traerá entre manos?
-¿Sabe usted porque nos llamo tan de apuro la señora ANTOJOLÍA?
-Creo que don Refrán, la señorita Sinánima, doña Copla, la señora Fábula, ese "contrariado" de don Antónimo... Bueno, todos los que estuvimos reunidos anoche, fuimos convocados.
-¿Por qué...?
-¿Por qué pregunta usted,señor don Cuento?-contesta la dueña de casa.
-Perdón,buenos días.
-Malas noches- contesta don Antónimo.
-Empezamos...
-Acabamos...
-Caballeros, no los reuní para escucharlo contestar por el opuesto, don Antónimo.
-Perdón,señora, sepa disculparme.
-Sus palabras no son oro, apenas de lata-dice la Srta. Sinánimo.
-Los llamé porque quiero saber que sucedió mientras atendí a don Juanito Diminutivo.
Don Cuento siente que su cara se enciende.
- Si me permite, Sra...
-Hable usted, espero impaciente su respuesta.
- Anoche les leí un capítulo escrito por el GRAN Edgar Allan Poe.
-¡De terror!-comenta doña Fábula
-¡Un horror!
-¡Tuve mucho miedooo!
-Don Cuento, cuantas veces le pedí que cuando hay niños...
-Perdón, doña ANTOJOLÍA,fui yo la que insistió.
-Pero,¡doña Copla!
-Entonces, ese es el motivo por el que Ticha se desveló.
-¡Pobre niña!
-Sí, ahora todos ponen cara de "yo no fui".
-Un rato de distracción para los grandes y una niña sin dormir.
-Pueden retirarse. Les pido que piensen sobre lo hablado.
-Doña ANTOJOLIA , ¿me permite?
-Diga don Refrán.
-"Palabra y piedra suelta no tienen vuelta".
-Muy apropiado, gracias.
-Adiós.
-Hasta luego.
-Hasta la vista.
-Hasta pronto.
-Nos vemos.

La autora de la poesía "No me duermo" es la escritora argentina Laura Devetach.

Chau chicos y no tan...
SUsana

jueves, 2 de abril de 2009

10- DUENDECITO TRAVIESO ¿de visita?




¡Hola!
¡¡¡HOLAAAA!!!,¿ ALÓ?!
HOLA...¿¿¿HOLA???
-¿Qué sucede? Buenas tardes.-dice la Srta. Poesía
-No sé, hace rato que llamo y la Sra. Antojóloga no sale-contesta Don Cuento, con cara de preocupación.
-Perdone usted, señorita Poesía, muy buenas tardes.
-Habrá ido a ver a doña Fábula que estaba con un ataque de hipo.
-No, doña Copla se cruzó conmigo, me contó que el distraído de don Refrán,
le quiso alcanzar un vaso de agua y le dio tal pisotón, que le cortó el hipo.
- Ahora el que luce un bonito chichón es el Refrán, pues doña Fábula le dio un coscorrón...
-Y anda diciendo con cara de tristeza:-"Haz el bien sin mirar a quien".
-Hola, ya llegué- saluda doña Copla.
-Y don Refrán.
-Don Cuento, no me lo nombre. Es un pesado, está triste y se encontró con la joven Sinánimo.
-¿Sinánimo? Sinónimo querrá usted decir.
-No, Sinánimo porque está tristona porque se peleó con el novio.
-¿Y cómo sabe usted si llamarla Sinánimo o Sinónimo?
-Vive haciendo y comiendo empanadas.
¿Y?
-Si es Sinónimo compra jamón.
- Si es Sinánimo, paleta.
-Es todo un poco menos, al no tener ánimo.
-Don Refrán quiere que se sienta mejor y le dice a Sinánimo:-
"Al que madruga Dios lo ayuda".
-¡Qué dos buenos se juntaron!
-¿Llamaron?
-Varias veces, es muy raro.
Tac,toc, tac, toc...
-Creo que oigo sus pasos.
Se abre la puerta y...aparecé doña ANTOJOLÍA desarreglada, con los zapatos sucios y el vestido arrugado.
-Perdón por la tardanza, pero no encontraba que ponerme. Parece que en mi ropero pasó algo muyyyyyyyyyy raro.
-Adelante, pasen, pasen.
-Doña Copla, ¿a qué se debe su sonrisa pícara?
-Doña ANTOJOLIA, hace un rato me encontré con el Duendecito Travieso y me dijo que le dejó una notita con una hermosa foto y...
-¡¡¡Notita!!!, es una prima mía, una Señora Poesía.
-Cada vez que me visita este Duendecito... con permiso.
-Por supuesto.
-Faltaba más.
-Atienda, señora mía.

DOÑA ANTOJOLÍA, RECUERDE QUE MUCHO LA QUIERO.
DUENDECITO TRAVIESO

LA ROPA Y EL DUENDE

A la medianoche, a la medianoche,
el duende travieso abrió los roperos.

-Vamos a jugar- dijo a los zapatos.
-Vamos a jugar- dijo a los sombreros.

El duende travieso se llevó la ropa
a jugar al patio bajo el limonero.

A la rueda rueda juegan los vestidos.
A las escondidas juegan los sombreros.

Juegan los zapatos en una rayuela
pintada con tiza bajo el limonero.

Jugando jugando se pasó la noche.
Jugando, la ropa volvió a su ropero.

Jugando jugando el duende travieso
se quedó dormido dentro de un sombrero.

Yali
Argentina


-¡Lo tenía que haber adivinado! ¡¡¡Ja!!! Duendecito otra vez

-Tiene una carita dulce, es mimosísimo, pero cuando pasa... ¡ALGO PASA!


-Por favor, voy a pedirles que si ven a Duendecito, le digan que prefiero sus NO visitas por un largo tiempo.

Gracias chicos y no tanto...

Hasta pronto,

SUsana